asociación de arqueólogos profesionales de la república argentina

Comunicado sobre el Rally Dakar Argentina-Bolivia 2016

enero 9th, 2016 | Sin Clasificar | 2 Comentarios »

Arqueólogos unidos ante la vulneración de nuestra herencia cultural tras el paso del rally Dakar

 

Pese a los permanentes reconocimientos discursivos, en diferentes ámbitos, acerca del valor de la diversidad cultural, actualmente la cultura continúa siendo comprendida por muchos —incluidos los agentes estatales— como algo mayormente vinculado con el espectáculo, la estética y el hedonismo. Como bien de consumo o esparcimiento, multitudes confunden la cultura con un pasatiempo, lejano a cualquier noción de memoria, herencia o sistema de codificación generada, tanto en el presente como en el pasado, por una o más comunidades. Como efecto de ello, la gran mayoría de las veces resultan contrapuestos y contradictorios los programas diseñados por los estados nacionales y por otras jurisdicciones subordinadas (esto es, regiones, provincias, municipios, etc.), respecto de las decisiones e intervenciones que se llevan a cabo de hecho para la integración, la supervivencia y la salvaguarda del legado cultural.

 

El patrimonio arqueológico en particular, entendido como parte del patrimonio cultural, debe ser valorado y protegido por cuanto es a) resultado de los procesos históricos que conformaron y conforman a las sociedades y a sus identidades, b) medio insustituible para el conocimiento del pasado y resignificación del presente y c) recurso turístico, difusor del conocimiento y generador de ingresos genuinos. La depredación y destrucción, intencional o no y por cualquier medio y con cualquier fin, del patrimonio arqueológico importa, pues, una pérdida irreparable del mismo. Sin embargo, a pesar de que la sociedad en general, a través de sus representantes, ha comenzado a tener conciencia de la importancia de resguardar el patrimonio —o cual se refleja en el creciente número y calidad de las disposiciones legales existentes al respecto—,  las autoridades encargadas de hacer respetar por todos los sectores tales normativas, en ocasiones no cumplen su rol en forma adecuada. En efecto, los estados y sus organismos dependientes responsables de llevar a cabo una gestión profesional sobre las comunidades y su patrimonio —a través, por ejemplo, del relevamiento y análisis de datos, de la organización de instancias de diálogo, de la toma de medidas orientadas a lograr la puesta en valor del patrimonio y su integración en las economías locales y regionales— son los mismos que, en forma paralela, muchas veces operan deshaciendo y obstaculizando el avance de políticas de protección.

 

Esto es lo que sucede, desde el año 2009, con la organización del denominado Rally Dakar que, durante el corriente año, realiza su octava edición en Sudamérica. El Rally Dakar es una competencia de vehículos rodados de diversa índole que, en sus diferentes ediciones, ha incluido  territorios argentinos, bolivianos, chilenos y peruanos. En él participan alrededor de 500 vehículos, incluyendo motos, cuatriciclos, camionetas, camiones y automóviles que, en numerosos tramos denominados “especiales”, circulan a alta velocidad a través de áreas abiertas, por fuera de rutas o caminos preexistentes y en zonas ancestrales —particularmente en el área andina—, provocando una severísima alteración del medio ambiente, generando una “huella” de decenas y hasta varias centenas de metros de ancho. Todos aquellos elementos de la más diversa naturaleza, sea ésta vegetal, animal, o mineral que se encuentren sobre la superficie, o inmediatamente por debajo de ella, son invariablemente afectados o destruidos por completo. A su vez, la asistencia de gran cantidad de público en los diversos sectores del recorrido acrecienta también el efecto mencionado.

 

Si bien existen informes acerca de la afectación de rasgos superficiales visibles, tales como trazados camineros, geoglifos y cementerios prehispánicos, es necesario tener en cuenta que el patrimonio arqueológico deriva de las diversas actividades llevadas a cabo por las sociedades humanas que habitaron nuestros territorios en el pasado y que, como aquéllas, se distribuye de modo heterogéneo pero prácticamente continuo en el espacio. En este sentido, se lo puede hallar en altas concentraciones de materiales, como es el caso de lugares que funcionaron como sitios de habitación permanente o semipermanente, o como materiales dispersos, por ejemplo herramientas o fragmentos de artefactos descartados o perdidos por sus usuarios originales. Estas características particulares de los restos arqueológicos de valor patrimonial, es decir su extrema fragilidad y su distribución en el espacio, hacen imperiosa la necesidad de llevar a cabo acciones de protección ante el daño no sólo real, sino también presunto o potencial.

 

La naturaleza del problema, así como las contradicciones y la fragilidad de las políticas oficiales en nuestros países, nos conducen a pronunciarnos en contra de la continuación de esta competencia en particular y de otras similares, en general. Nuestra demanda no debe ser considerada proteccionista per se, sino como la consecuencia de una comprensión de la memoria como interpretación del pasado en el presente y como vía que permite construir y habitar de mejor manera el futuro. Asimismo, debe ser vista como un reclamo de implementación de políticas culturales efectivas y coherentes, libres de la lógica del mercado y verdaderamente arraigadas en nuestras realidades múltiples y en transformación.

 

Firmamos este documento con el fin de movilizar, tanto en nuestros ámbitos nacionales como en el contexto internacional, una reflexión crítica colectiva, que logre imponer una comprensión de la cultura que trascienda al espectáculo y que aporte a la configuración de un tejido sensible en el que nos reconozcamos como un cuerpo social múltiple.

 

Firman:

Colegio de Arqueólogos de Chile, A.G.

Sociedad Chilena de Arqueología (SCHA).

Asociación de Arqueólogos Profesionales de la República Argentina (AAPRA).

 

Share |

Exportación de Muestras para Análisis

junio 26th, 2015 | Sin Clasificar | 0 Comentarios »

Desde el mes de septiembre de 2011, la Aduana ha comenzado a exigir aforo (pago de arancel) para las muestras arqueológicas. Se suma a esto que no existe un consenso entre los funcionarios de la Aduana  acerca de cual es el arancel, ni el trámite necesario para poder exportar las muestras, lo que ha generado muchas dificultades para realizar las exportaciones. Desde el RENYCOA-INAPL, solicitan que de todas maneras se realice el trámite solicitando, en caso de que sea denegado el permiso, la constancia escrita, para poder tener elementos de prueba sobre la situación.

A continuación presentamos los requisitos del INAPL y de la Aduana para la Exportación de Muestras Arqueológicas

REQUISITOS EXIGIDOS POR EL INAPL

Ficha de Solicitud de Exportación Temporaria/Definitiva (www.inapl.gov.ar).

En todos los casos se debe especificar proyecto dentro del cual se realizan las exportaciones y motivos de las mismas. Dado que no todas las jurisdicciones provinciales informan al RENYCOA sobre las concesiones de trabajo otorgadas, es conveniente para agilizar el trámite presentar una copia (fotocopia o escaneado) del mismo.

Autorización de la jurisdicción correspondiente para piezas enteras, metales, huesos humanos y fragmentos de cerámica. Muestras de carbón, muestras minerales, sedimento y óseo animal no necesitan autorización específica para su exportación y/o destrucción. Consultar otro tipo de muestras.

Fotos (por unidad y/o lote) de los materiales a exportar.

DOCUMENTACIÓN GENERADA POR EL INAPL-RENYCOA Disposición de autorización del INAPL.

Nota del INAPL, bajo el amparo de la disposición correspondiente, autorizando el inicio del trámite en las respectivas Divisiones de Registro de la Aduana. En esta nota debe constar la persona que realiza el trámite, por lo tanto si no es la misma a nombre de quien está el permiso de exportación, es necesario informar al RENYCOA nombre y documento de identidad de la misma.

TRÁMITE ADUANERO PARA EXPORTACIONES TEMPORARIAS Y/ O PERMANENTES DE MATERIAL ARQUEOLÓGICO

a) En caso de exportación ví­a Correo y/o puerto

Antes de realizar el tramite en el Correo, presentar toda la documentación en el REGISTRO DE EXPORTACIÓN en la Calle Azopardo 350 PB. Horario: 09 hs. a 17 hs. El trámite puede insumir desde 1 a 24 hs.

Incorporar el comprobante del expediente a la documentación y presentar todo en el CORREO de la calle Antártida 1900.
Advertencia: El trámite tiene una duración de hasta 24 horas por lo que se recomienda ir el día anterior.

b) En caso de traslado personal ví­a Ezeiza

Presentar toda la documentación en la DIVISIÓN REGISTRO DE OPERACIONES TÉCNICAS. Hacer el trámite antes del check in. Horario corrido las 24 hs. del dí­a.
Duracióndel trámite 48 horas (ir 2 días antes).

c) En caso de exportación desde el interior

Presentar toda la documentación en el REGISTRO DE EXPORTACIÓN de las Aduanas locales y luego realizar el trámite en el Correo Local.

Share |

Nueva Comisión Directiva 2015-2017

junio 26th, 2015 | Novedades | 0 Comentarios »

La AAPRA, a través de los últimos años, ha ido consolidando un perfil y una presencia cada vez más definida. Las gestiones de las anteriores comisiones directivas bajo las presidencias del Dr. Jorge Rodrí­guez, del Dr. Humberto Lagiglia, de la Dra. Norma Ratto, de la Lic. Cristina Scattolin y del Dr. Rafael Goñi han avanzado sustancialmente en diferentes gestiones que han permitido el crecimiento y consolidación de la asociación. Dentro de este marco pueden mencionarse logros tales como la obtencin de la personerí­a jurí­dica, la regularización administrativa, la aprobación del Código de ética, la realización de cursos y talleres, acciones en defensa de los asociados y la defensa del patrimonio arqueológico. Esto ha posibilitado que la nueva CD pueda avanzar sobre nuevos campos y temas de interés para la comunidad arqueológica en general.

En la actualidad, el escenario de la práctica arqueológica presenta diversidad de posturas y opiniones. La puesta en práctica de leyes sobre Patrimonio (Ley 25743) y sobre Restitución de restos humanos (Ley 25517), ha generado un fructí­fero debate en el seno mismo de la comunidad arqueológica. La diversidad de perspectivas es siempre bienvenida y necesaria, por lo cual la AAPRA ofrece el marco de la Asociación para generar un ámbito de intercambio de ideas y propuestas entre los profesionales de la Arqueologí­a. Dicho marco institucional se funda en el Estatuto mismo de la AAPRA.  Así­, es importante subrayar que en su articulado prevé asumir la defensa de los miembros de la AAPRA cuando fueran objeto de discriminación, menoscabo técnico y/o teórico o de postergación profesional (Art. 2); representar la opinión profesional de los arqueólogos ante autoridades o instituciones públicas o privadas (Art. 1); contribuir al progreso de la Arqueologí­a (Art. 6); apoyar y propiciar gestiones para obtener una legislación que contemple las prácticas para la preservación del patrimonio arqueológico (Art. 8 ) y una serie mayor de consideraciones respecto de la práctica profesional. De tal modo, se desprende de los objetivos de esta asociación que la misma sostiene a la Arqueologí­a como una práctica cientí­fica legí­tima y legitimada a través del tiempo, que ha contribuido de forma sustancial al conocimiento de nuestro pasado,  aún en momentos en que todas las voces fueran acalladas acerca de nuestra historia e identidad. Asimismo, esta asociación está estatutariamente comprometida con los profesionales de la Arqueologí­a, la defensa de su libertad de trabajo, de la conservación de sus fuentes laborales y de los principios que rigen la práctica misma de la profesión. A tales fines, la AAPRA apunta a brindar en el futuro asesoramiento legal y práctico para facilitar la práctica de los profesionales.

La AAPRA, entonces, está claramente comprometida con la defensa de la profesión y los arqueólogos profesionales de la República Argentina. La nueva Comisión Directiva de la AAPRA invita a todos los arqueólogos del paí­s a que entre todos, tanto en el consenso como en el disenso, conformemos una Asociación cada vez más sólida y representativa, a los fines de construir y garantizar para las actuales y futuras generaciones de arqueólogos, un espacio de referencia, diálogo, asesoramiento y ayuda, para mejorar y garantizar la práctica de nuestra profesión.

Los saluda muy cordialmente la nueva Comisión Directiva AAPRA 2015-2017
Presidente: Gustavo Barrientos
Vice-Presidente: Jorge Moirano
Secretaria: Natacha Buc
Tesorera: Bárbara Mazza
1er Vocal: Sergio Martín
2do Vocal: Luciana Catella
3er Vocal: Leticia Raffaele
1er Vocal Suplente: Damián Bozzuto
2do Vocal Suplente: Romina Silvestre
3er Vocal Suplente: Analía Castro
Revisor de Cuentas: Mercedes Podestá
Revisora de Cuentas Suplente: Solana García Guraieb

 

Share |